Verdad verdadera

La verdad tiene muchas caras, no me refiero a la Verdad última, la que han experimentado algunos seres humanos que han despertado del sueño de la vida, sino a la verdad cotidiana que compartimos el 99’9% de los mortales. Esa verdad que aparece cuando abrimos los ojos cada mañana, y desaparece cuando nos acostamos.

La verdad del día a día, según mi punto de vista, es un gran tesoro que a veces no sabemos apreciar. La verdad nos pone delante del maltrato y las discusiones para mostrarnos que nuestras relaciones son tóxicas, pero a nosotros nos aterra la soledad. La verdad nos dice que el trabajo que tenemos no nos gusta, pero nosotros no tenemos el valor de dejarlo. La verdad nos llena de tristeza, pero nosotros preferimos evadirnos. La verdad nos llena de dolor, pero nosotros tomamos analgésicos para no sentirlo. La verdad nos pone delante del miedo, y nosotros nos lo tragamos con tal de no luchar. La verdad nos pone delante de nosotros mismos, y nosotros le damos la vuelta al espejo para no ver nuestra belleza.

La verdad solo nos pide verdad, pero a nosotros nos encanta engañarnos.

Contacto

Si abres los sentidos, abarcarás todas las dimensiones.