Los lugares y las cosas no existen sin nosotros.

El mundo, que nos parece tan real, ¿en realidad existe? Seguro que hay miles de pequeñas islas esparcidas por el océano que esperan ser halladas por un humano para poder encontrarse a sí mismas. Me pregunto si, incluso las islas ya encontradas y bautizadas por alguno de nosotros, se siente nadie si nadie la habita, la visita, la recuerda, la sueña o la nombra de vez en cuando.

Es solo una reflexión que os dejo, porque tal vez suceda lo mismo con todas las cosas que nos rodean y a las que damos realidad por el simple hecho de nombrarlas.

Contacto

Si abres los sentidos, abarcarás todas las dimensiones.