La grandeza no tiene dueño

Lo más valioso que tenemos los humanos no se puede pesar, ni medir, ni perder. El amor,
la belleza, la inocencia, la grandeza no pertenecen a nadie, flotan en el aire, libres, para que
dispongamos de ellas siempre que nos sintamos solos, feos, maliciosos y pequeños. Su uso
es gratis y la frecuencia ilimitada.

Contacto

Si abres los sentidos, abarcarás todas las dimensiones.