Entrénate para ganarte a ti mismo

Me encanta coleccionar los slogans que me encuentro en los escaparates de todo tipo de tiendas, sus mensajes casi siempre son optimistas y nos invitan a sacar lo mejor de nosotros mismos. Apelan a nuestro lado más alegre, más amoroso, más amable, más compasivo. Inciden en nuestra grandeza. Lástima que solo sea con la intención de vendernos algo.

Sin embargo, esta estrategia comercial me recuerda una vez más el poder que tienen
las palabras. Por eso me pregunto, ¿por qué no aplicamos las tácticas del marketing a nuestra vida cotidiana?

Tal vez, si los padres les dijeran a sus hijos lo grandes que son, no se convertirían en adultos pequeños. Tal vez, si los educadores pusieran el foco en los dones y las habilidades de sus alumnos, no se convertirían en mujeres y hombres a la deriva, sin norte. Tal vez, si los compañeros nos apoyáramos unos a otros en nuestras aventuras, toda idea sería posible.
Entonces, tal vez, todos nos miraríamos al espejo y veríamos nuestra luz. Entonces, tal vez, la sociedad brillaría y ya no necesitaríamos slogans de ánimo en los escaparates.

Contacto

Si abres los sentidos, abarcarás todas las dimensiones.