Dentro

Creo que el melón y la sandía son dos frutas esotéricas. Las veo como receptáculos sagrados que esconden el gran misterio de la vida. Las compro y me las llevo a casa con el corazón un poco encogido, ¿qué aparecerá dentro cuando se abran? 

Me pasa un poco igual con las personas. Siempre que conozco a alguien me pregunto qué descubriré de la vida y de mí misma cuando esa persona se abra.

Contacto

Si abres los sentidos, abarcarás todas las dimensiones.